viernes, 24 de diciembre de 2010

por nuestra necesidad de renacer




Por una estrella y tres regalos,

un vértice y tres lados.

Un prisma de tres rayos

a la llamada del gallo.


Canto al amanecer

por nuestra necesidad de renacer.


BRINDO POR

QUE EN EL NUEVO AÑO FLOREZCA LA OPORTUNIDAD DE ALCANZAR LOS DESEOS QUE MAS FAVOREZCAN A TÍ Y A LOS TUYOS Y MANTENGA LA ARMONÍA ENTRE TODOS.


FELIZ 2+0=1+1 [combinatoria sumativa]


PARECE QUE VA A SER UN AÑO DE EQUILIBRIOS SI LAS CÁBALAS LO POSIBILITAN.


sábado, 4 de diciembre de 2010

Desde la XX Cumbre Iberoamericana

Repito, no con preocupación, las palabras de la Sra. Cristina Fernández, Presidenta del Estado de la República Argentina, "la educación con inclusión sólo puede darse en un modelo económico de desarrollo" - tristemente tengo que admitir que puesto que, por regla general, la miseria nos hace miserables (salvo honrosas excepciones -que se crecen-), esta condición de darse, sólo si los medios económicos lo permiten, -realista- pero cuestionable, dado que si pensamos por igual, daría pie a que los restantes derechos también pudieran supeditarse a la situación económica.
Transmite otra opinión, también pragmática, "si no tenemos un modelo de crecimiento económico y desarrollo social, nuestra preocupación por la educación solo va a ser un mero ejercicio discursivo". Estoy de acuerdo, en parte, siempre se decía que era requisito del cumplimiento de una ley que ejerciese la condición necesaria y suficiente, algo así se podría aplicar a este pensamiento expreso por la Sra. Fernández: los derechos solo se pueden garantizar si se cuentan con recursos, y según con qué recursos así se garantiza en mejor o peor forma los derechos.
La última idea obtenida a través de YOU TUBE es: "hay que articular nuevos sistemas de cooperación y de comercio basados en no vernos como clientes, sino como socios". Completamente de acuerdo pero no se si es posible en un sistema mercantilista como es, mayoritariamente, el nuestro.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

a estas alturas de nuestro saber, podemos concluir que todo está escrito en nuestra memoria genética, la otra verdad es que el cerebro "GOBIERNA" como puede la vida proporcionada por la genética.

El siguiente enlace me parece muy ilustrativo para asomarnos al entendimiento de nuestra identidad como seres humanos (aunque las imágenes esten tomadas del tejido cerebral de un ratón del que por cierto compartimos buena parte del genoma)

http://www.abc.es/blogs/nieves/public/post/la-mejor-imagen-del-cerebro-7169.asp

Me parecen muy relevantes y básicas esta ilustración, para acercarnos al conocimiento

domingo, 24 de octubre de 2010


Del modo de objetualizar al ciudadano y aniquilando sus derechos, considerarle “cosa” y la constante reivindicación del reconocimiento del valor de persona, con su dignidad inherente, en todos y cada uno de los ciudadanos.

Exactamente con 4.044 visitas en un 24 de octubre, muestro verdadero agradecimiento a quienes visitan este espacio de transmisión de inquietudes. Especial consideración hago a los del pueblo y nación de México, quienes duplican porcentualmente a las visitas que recibo de España.

Bien podéis verlo por vuestros propios ojos que no me mueve sino la transmisión de la interpretación de las vivencias, desde la óptica de quienes por algún motivo viven su existencia con alguna “diferencia”, porque la diferencia no tiene que ser “imposibilidad” o limitación y más sobreimpuesta por la sociedad, añadidas éstas a las que de la naturaleza ya han recibido.

La “huída” que supone en muchos casos, los modos de vivir la vida, exige que lancemos lastres y estorbos de aquellas partes de nuestros equipajes menos útiles; otras veces, ese desprendernos de “errores”, cuales manchas a nuestra autoestima y consideración social, nos lleva a negarles atención y cuidado. No son sino producto de nuestros mecanismos de defensa, y éstos cada cual los tolera y gestiona de ésta o aquella manera.

No hace muchos días la Sra. Merkel declaraba para los suyos, que el país no podía soportar su actual estructuración social y que la integración había fracasado, refiriendo en concreto, la actuación hasta ahora llevada a cabo con la población musulmana asentada en Alemania. Creo no falsear la esencia del contenido. Lo primero que se me pasa una y otra vez por la cabeza, es el programa, el diseño que se ha seguido y si de un experimento se tratara, no admitir que el resultado es erróneo, sino el momento del programa en el que se alteró el curso del proceso y por tanto, obviamente el resultado evidencia fallo. El problema no está en el resultado sino en el procedimiento, en la metodología, aunque esta conclusión sea parte de un discurso (y voluntad política de gobierno) que pretenda justificar otros propósitos (corren tiempos de “descargas” de población “exógena”…)

Integrar no es soportar la presencia del diferente a tu lado. Este modelo “liberal” de tolerar… ¡ignorando!… o incluso “protegiendo” (donando excedentes) con políticas de subsistencias sin injerencias, al modo del “despotismo ilustrado” –todo para ellos pero sin ellos- no es suficiente. Este estilo de desarrollo no es integrador. Sabemos que la verdadera integración tiene tres pilares: cohesión, interacción y compensación, entendiéndose ésta última condición, como reequilibrio de fuerzas, y no solo política de ayudas, que igualmente fueran precisas.

Una y otra vez, traigo a este blog, las manifestaciones que localizo de esa realidad deseada, e “irrealizable”, que requiere la constante supervisión y sobrecorrección, que aproxime el anhelo de una sociedad que considera a la persona como un valor en sí, por la propia dignidad inherente, y no un producto comercial que en un sistema de producción, se desecha o aparta.

viernes, 22 de octubre de 2010


Circunstancialmente he podido escuchar al Sr. Kiko Hernández intervenir en el programa de "Sálvame" de Tele5, del que es colaborador habitual. Lo que me sorprendió fue el ver la cara de la Sra. Padilla, la cual aunque tiene salidas, su expresión “expresó” motivo para reclamar mi atención. Kiko, quien no oculta su tendencia “liberal” proveniente de su actividad profesional heredada, afirmaba una “soflama” (al estilo de las de su “Esperanza Aguirre”) pero que “entra muy bien” para calentar un diálogo: el realojamiento de “chabolistas” en pisos de comunidades de vecinos-propietarios en barrios “populares” mientras que en otros, de alto nivel, ni se plantean, y así reiteradamente. El Sr. Kiko defendía que si es una acción solidaria y humana ¿por qué siempre les toca a los mismos poner su “terreno” (el cual automáticamente se deprecia…)? ¿POR QUÉ, SI LA SOLIDARIDAD ES COSA DE TODOS?

Es casual también que en el mismo programa SE TOCARA EL TEMA DE ANTONIO PUERTA Y DE VIOLETA SANTANDER. De lo que se dijo, paso; pero ciertamente fue este “ambiente” el que me ha hecho reincidir en el mismo argumento que desarrollo: “el análisis de la integración” o el tratamiento de las “necesidades educativas especiales” por la sociedad. Lo que defendía el Sr. Kiko Hernández no era “políticamente correcto” pero ciertamente transmitía esa realidad de “parcialidad”, de marginalidad, de segregación, de ese discurso esquizoide que se vive , y que está asumido en todo estamento o “congregación” oficialoide, ya privada, ya pública, en nuestra sociedad (nosotros mismos).

Ciertamente tenemos leyes, pero como si no las tuviéramos; las mismas “barreras arquitectónicas” siguen siendo barreras-trincheras para excusar el trato normalizado y de igualdad de accesos porque dispongan, los unos y los otros, de las mismas oportunidades. Sigue apareciendo ese trato diferenciador y misericorde de tratar al “diferente” como “preferente objeto” de atención, cuando lo que demandan no es más que se les trate igual que a los demás, que se les dé ese trato “normalizado”. Pero no, lo simple lo enredamos, y lo que haga falta, para establecer “clubs”, gremios, … clases que nos diferencien y distancien de “determinados” otros, que “nunca serán como nosotros”. Y con este ”troquel” vamos andando por la vida, y con la vida de cada cual se perpetúan “costumbres” y la costumbre hace leyes, y aquí paramos: en el límite que establecen las leyes “sociológicas” y las leyes “burocráticas”.


miércoles, 13 de octubre de 2010

ÓBITO DE UNA ESPERANZA

Ó b i t o d e u n a e s p e r a n z a

Hoy estamos asistiendo a la resucitación de 33 sepultados; el campamento donde se trajina toda la faena que requiere tamaña empresa se llama “ESPERANZA”. Es esta “virtud teológica” de unos, o ese “mantra” que otros se dan a sí mismo para soportar trances inciertos y desalentadores, cuyas expectativas de logro resultan muy poco probables de superar, lo que en momentos de riesgo se asen en equilibrio.

Me entero esta mañana que en la noche pasada fallecía el Sr. Antonio Puerta Ramón, conocido por ser quien propinara una respuesta violenta al Sr. Jesús Neira, quien le recriminara el trato que daba aquel a su novia Sra. Violeta Santander.

Hasta la publicación de la autopsia la sospecha recae en la sobredosis de droga, si la tomó él o se la dan, queda por decidir.

Me duele su final, porque su situación la he tomado como “muestra experimental” de la integración social del “minusválido-discapacitado-incapacitado-marginado-excluido-…”, pónganle el calificativo que quieran. Estaba, Antonio, reconocido antes de la agresión de “enfermo”, puesto que ya estaba en rehabilitación. Siendo enfermo se le debiera garantizar ciertos “atenuantes”, sin embargo desde un principio, se cebaron con él. Fundamentalmente los medios de comunicación han sido muy parciales y no han mostrado ni compasión ni consideración.

En nuestros centros educativos asisten muchos síndromes o enfermos que padecen trastornos genéticos de diferentes características y grados de afecciones, o déficits sensoriales, motores, comportamentales, metabólicos, intelectuales … y hemos de convivir con ellos en igualdad de garantías y propiciarles oportunidades de adquisición de competencias y desarrollo humano, en un clima de “normalización” (cuando precisamente no disponen de características “normales”, por lo que la normalización es una adaptación que propicia la “acomodación” del afectado, con el no afectado y acceder juntos a esos derechos que se les reconoce como ciudadanos. Acuerdo que se hace para ganar algo que es “cohesión social” hoy que también se habla de “sociedad multicultural”).

Con Antonio no ha habido “adaptación”. Antonio no conocerá la sentencia de ese juicio que está por celebrar, “su enfermedad” ha ejecutado su desenlace, pero nosotros como sociedad hemos de calibrar el funcionamiento de nuestro sistema de garantías de nuestro supuesto “estado de derecho”.

Dejo el tema aquí; sintiendo verdadera lástima, y no ya por el fallecido –quien descansa en paz- sino por los que vivimos, quizás engañados, envueltos de triquiñuelas y falsedades. Puede que Antonio sea el prodromo de una epidemia mucho más peligrosa que una única injusticia.


lunes, 30 de agosto de 2010

EL CURSO DE LA VIDA


Suele, el ser humano, comparar los acontecimientos que se suceden a lo largo de su existencia unas veces con un viaje, otras con un rio; el rio de la vida. Y del continuo, diferenciamos etapas si viajamos, o tramos si del curso del rio nos referimos.

Cuando los hechos acontecidos y sucedidos denotan unas determinadas tendencias, le dotamos de una “explicación” que no es sino esa “necesaria justificación” -por la autoconsciencia que tenemos de nosotros mismos, y a la que necesitamos “atribuir” significado y transcendencia- con la cual intentamos llenar de sentido nuestros días; y así, haciendo lo que hacemos, construimos cada cual nuestra “hagiografía”.

Todos, tarde o temprano sacamos, extraemos la “historia propia con la que nos identificamos, que no suele ser exacta, pero que sí es “consonantemente” (versus “disonante”) con la que nos “hallamos bien”, y que configura pues, la “persona-mascara” con la que deambulamos en el espacio público, ya sea a nivel familiar o social.

Que nuestra “historia es un artificio”, creo que nadie lo cuestiona; sí, porque no hay más verdad que el azar. Y es dentro del azar donde entra en juego nuestra libertad, así aunque nos clonen, nunca la historia de una persona podrá repetirse, pese a que la carga genética predispusiera a determinadas tendencias, estas tendencias interactuarían con el cúmulo de experiencias “condicionantes-educativas del entorno”, amasándose formulas “genuinas”, haciéndonos “únicos”, tal como conocemos a tantos a los que las circunstancias “desencadenaron” sus “respuestas”: Stephen Hawking, tras el trauma de su enfermedad degenerativa, Vicente Ferrer, tras el trauma de la guerra civil española, y tantos otros… Aunque la mayoría de nosotros no hemos atravesado o no hemos resuelto de igual modo tales traumas, así que en función de qué variables, así…

Después de 12 años en este último centro docente, mi agradecimiento a cada unos de mis compañeros, y alumnos, así como padres y madres, abuelos y abuelas también. El azar, siempre el azar, me lleva ahora a un Instituto de Secundaria para seguir trabajando con nuevos alumnos y alumnas, con ilusión y respeto, asumiendo la responsabilidad de culminar lo mejor posible mi trayectoria profesional.

Dejo mi muy querido “Lope de Vega” *, para pasar al “Bahía de Almería”, dos mundos, y como con los vinos cada cual a su cuba. Debo respetar todo lo incubado allí, y procesar lo que ha de venir, con el máximo esmero, con la máxima dedicación. Sabiendo siempre, que somos uvas, que en nuestro madurar iremos fraguando los buenos caldos, con la prudencia del trasegador de no ligar los demasiado nuevos con los excesivamente maduros, por el dicho de “a odres nuevos vinos nuevos” (aunque para los brandis se han de usar toneles ya “templados” para el vino).

*donde he podido vivir momentos cruciales, -todos los momentos tengo que admitir son cruciales- pero si lo matizo es porque afronté experiencias “fuertes”, al asumir un riesgo al cuestionar una determinada “organización de la atención a las n.e.e.”, aunque más que organización era el talante de la respuesta “anacrónica” que determinados profesionales generaban a finales de los noventa. Por un lado determinadas circunstancias golpearon con fuerza, por otro, determinados compañeros hoy amigos, me asistieron. Unos y otros posibilitaron que trazara determinado rasgos en mi labor profesional. Mi gratitud a todos, y aunque pueda parecer injusto, el tiempo templa mi visión, y si de un experimento de conducta se tratara, retiro mi variable, por ver si algo queda. Todos somos imprescindibles y necesarios y a su vez, fácilmente sustituibles… y lo que tenga que ser, será. Os dejo una poesía, o reflexión personal realizada allá por el 2005, ¡dios!, ¡cómo pasa el tiempo!

¡Ahí va!

Destino (o desatino)

Y es que no nos llegamos a percatar

de cuánto cincelan y bruñen

las circunstancias que atenazan

nuestras vidas sobre el yunque.


De igual modo que el acero

no lo fuera, si lo que lo genera,

bajo control o azar

no desencadenase su acción.


Así la negligencia de nuestra intención

fragua el destino

con desigual desatino

según con que convivimos.


Nunca somos conscientes

cuando estas acciones se dan en presente

sino ya pasadas, entonces sí

nos percatamos de los pasos dados.


Es como si el presente-inconsciente

nos negara la información para corregir,

en esos momentos inmediatos

y así controlar el devenir.


Pero no, aturdidos mientras actuamos

vemos luego como si un sino fuera

quien guiara nuestro camino displicente

sumergiéndonos en un destino.



viernes, 16 de julio de 2010

http://detrasdelaeducacion.blogspot.com/

A partir de ciertos correos que me han enviado, como era una reflexión de Arturo Pérez Reverte, otro sobre la evolución de las propuestas pedagógicas/metodológicas de las matemáticas a lo largo de los años, artículos periodísticos informando sobre las incidencias en la población de determinados eventos...

Con estos datos me he permitido elaborar un comentario que he ubicado en mi otro blog: http://detrasdelaeducacion.blogspot.com/

martes, 11 de mayo de 2010


La integración es un movimiento que nació por los años 70 en el mundo anglosajón, y se quedó con nosotros en los 80; desde entonces su esencia perdura entre nosotros y aunque le han querido cambiar de nombre, no deja de ser el mismo principio. Ahora, aunque queda bastante por desarrollar, es una labor diaria, como la vida misma, surgen en la sociedad nuevas Necesidades Educativas Especiales que han de ser tratadas con sumo cuidado, porque somos personas. Consensualmente, las bases se tienen establecidas en la Constitución, pero no hemos de olvidar que la Constitución aunque tiene unos Padres, crece en nuestro ambiente y nosotros sus vecinos, la vemos como juega y crece y como se desarrolla y ejerce su responsabilidad “profesional”. Nosotros, usuarios de sus servicios, podemos opinar y plantear quejas.

En su momento a la Integración la definí por sus condiciones, requiere: interacción, cohesión y compensación. La Integración supera y transforma la segregación y el ostracismo (exclusión) -de ésta, su antónimo, inclusión-, por ello la considero limitada.

La Integración podríamos asemejarla a la hospitalidad. En el plano del acogimiento existe un anfitrión y un huésped. España, los españoles, huéspedes durante muchas años en otras tierras, muy diferentes, ahora nos hemos transformados en anfitriones. De andar en casas ajenas, ahora recibimos a otras personas, de otros pueblos, de otras costumbres.

Dicho esto, cabe decir en lógica que debemos respetar y acatar las reglas de la casa. Y hablando de España, si la casa tiene reglas…

La Educación y las reglas, como que van de la mano. Y de Educación, recordamos del currículo, los Elementos de Acceso y los Elementos de Contenido. En relación a las vías de acceso una cosa son los complementos y aditamentos, y otra cosa las prótesis, elementos de los que disponemos para disfrutar de una mayor calidad de vida, en las circunstancias que lo requieren. Los primeros son prescindibles y los segundos no. De los Contenidos, siempre, lo mejor es no trastocarlos ya que son la esencia del currículo y la garantía de la capacitación.

----------------------------------------------

Los símbolos, en esta sociedad actual tan dada a la imaginería y a la simbología, y a su vez vacía de contenidos y valores, confunden por su imprecisión y ambigüedad, los valores y contenidos que quieren invocar. Atribuyéndose el más fuerte la potestad de “interpretarlos”, siempre lejos de una taxonomía que ponga orden a esos valores (axiología). De esta situación la necesaria Educación que consensue los vastos principios en armonía, que no minimice ni maximalice a ninguno; en el patrimonio cultural de nuestro pueblo, disponemos de larga experiencia.

Socialmente los pueblos nos intercomunicamos –positivamente o negativamente- cuando colonizamos y nos colonizan, cuando comerciamos y nos comercian, ya virtualmente o físicamente,… todo esto entre iguales. Pero no somos iguales, cada uno arrastra una historia de diferencias; unas ocultas, otras plasmadas sobre nosotros. Hay diferencias que nos limitan, y éstas intentamos superarlas/compensarlas. En parte por propia voluntad, en parte por solidaridad, aquellos límites se intentan resolver para obtener una interacción funcional que nos armonicen con el mundo.

Este principio de apertura a veces choca y fricciona con otra dinámica, ésta centrípeta, la hermética e integrista que intenta cerrar pasos y accesos, basada en el individualismo, bajo las mil justificaciones-argumentaciones, intentando confundir los principios de corresponsabilidad que debe primar entre ambas direcciones, sentidos, corrientes.

Nuestra sociedad venía pretendiendo desembarazarse del peso de la religión, dado que ésta venía bloqueando las relaciones interpersonales. Nuestra sociedad urbana y civil viene queriendo, necesita dar pasos, sin tutelas ni sobreprotecciones, hacia una madurez más auténtica y humanista. Sin embargo, en este proceso de laicidad, surgen actualmente hitos culturales e ideológicos, interpretados como “iconos tribales”, que frenan la tendencia. Surgen sobretodo en la juventud, donde existe una necesidad de “interpretar” un papel “formal”-artificial -pero con una fuerte identificación emocional-, una cantidad de tribus sociales (heavies, góticas, raperos, ñetas, pokeros, emos, pijos, calorros, latin-kings,…) que ritualizan y celebran cultos a unos iconos, proyecciones de ellos mismos, liberando esa pulsión hormonal de su propia adolescencia y juventud.

Bien, por concretar iré al grano, toda esta introducción viene a cuento por los asuntos que la Prensa ha venteado, sobre el velo islámico. ¡Cuántos aspavientos a una parte de la vestimenta de un determinado tipo de mujer!, cuando aquí en España convivimos con otras mujeres, que por iguales motivos, visten de largo y cubren sus cabellos; sabéis que me refiero a las monjas, sors, hermanas o madres, según la congregación, instituto, hermandad o sociedad. Las formas nunca serán problema, para mí es problema la islamización mediante la demografía, las conversiones cuales sectas, con sus intromisiones e intimidaciones.

Nuestra España se está haciendo más compleja que cuando la conocimos. Y es en esta situación cuando hemos de trabajar más por la interculturalidad, buscando los bienes y valores positivos para la Humanidad –no hacia una determinada “tendencia”. Sí al necesario diálogo de civilizaciones, sí a LA INTEGRACIÓN DE CADA DIFERENTE PARA QUE APORTE SUS VALORES, PERO SIN IMPONERLOS, por su partePERO SIN NEGARSELOS-por la nuestra. No somos diferentes por tener credos distintos, o razas, o costumbres, o procedencia, o…

Como ya se ha dicho… el manido, pero certero, “no se ve bien sino con el corazón, la verdad es invisible a los ojos…” (callo al autor porque me resulta pedante, de conocida que es)

¡Veis, porque la Educación nos aporta algo de sensatez, de ponderación, de coherencia! (verdad que no es por lo que escribo), pero si es por no llegar a soluciones precipitadas y erróneas, y por erróneas, dañinas y perjudiciales; contrarias a la paz y al progreso.

La reflexión es necesaria, la actuación también.


domingo, 2 de mayo de 2010

Con motivo de la información divulgada en “europapress.es” relacionada con lo tratado en el II Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down, acontecido en Granada, Andalucía (España) en el que se pide “acabar con la sobreprotección tanto familiar como institucional de los jóvenes con este trastorno genético y promover su educación sexual que favorezca su "desarrollo personal",

Esta demanda publicitara genera en mí el siguiente comentario:

La anomalía genética causa del fenotipo que caracteriza e “identifica” al “mongólico” -permitidme que hable claro- le estigmatiza socialmente, y esta “marca” genera en los demás, “ilusos inmunes”, una señal de precaución ( ) incluso para algunos de peligro ( ), viniendo a “montar” una “preelaboración mental” generalizada, de prejuzgadles “como cada uno queramos”, pero en general de “torpes”. Nuestro mundo de apariencias genera que juguemos con las apariencias y así como quien juega al escondite, unos son de los que “caen” y otros de “los que nos la dan de pega”.

En el ámbito escolar se concibe la educación como el “montaje o andamiaje” para provocar en el alumno/a -sea cual sea- el desarrollo máximo de las “capacidades … (sin revolver mucho y de lo más reciente, lo que se refleja en la Orden de 25 de julio de 2008, artículos 2, punto 8 …) Que la actuación es conjunta con los padres y con cuantas instituciones suman su trabajo con ellos ya en la esfera privada o pública, es un hecho pero en cuanto que las “decisiones son fundamentalmente familiares” –por supuesto- queda en este ámbito el peso fundamental de ese “desarrollo máximo de capacidades”. Este crecimiento no es ni armónico ni máximo, en muchos casos.

La sobreprotección por el excesivo mimo y “suplantación de identidad”, así como un cierto determinismo, por el cansancio y la confusión que el trastorno provoca en los padres, los cuales se encuentran “sin referentes” ya que sus hijos no son como los demás, y esta diferencia no se acepta como tal sino que se camufla, incurriendo en contradicciones. Se quiere que “haga lo que los demás” y así, que vaya al colegio del barrio, que haga la “1ª Comunión”,…(completamente de acuerdo en este aspecto socializador) pero luego aparece la vena “proteccionista” y reclaman las ayudas diferenciadoras. Y estas ayudas diferenciadoras que deben ser provisionales, se vuelven permanentes.

No puedo afirmar categóricamente nada porque cada caso es único, pero si es fácilmente observable una tendencia, que es a la que me refiero. Quienes trabajamos con el alumnado encontramos lastres familiares que se hallan añadidos a los propios del trastorno, síndrome,… A veces a nivel de asociaciones hacen un “nicho ecológico” que muchas veces prolongan la “inmadurez”. El tutelaje no puede privar de las necesidades “humanas”; pero si envolvemos al enfermo de infantilización “emocional” entonces ya puede “justificar” el entorno familiar las reservas “para que no den más problemas”. Los sentimientos son paradójicos.

Es ley de vida que los padres protejan a sus hijos, y a los más vulnerables, más. Lo desacertado resulta que esta protección en extremo, se transforma en incompatible con el generador de autonomía que es la responsabilidad y la asunción de riesgos y sus consecuencias. Esto es válido para todo ser humano y entra en los factores que nos humanizan, la libertad.

Nuestro común esfuerzo ha de ser fomentar por todos los medios la autonomía, para esta autonomía ha de disponer de “orden” en su vida y en su comportamiento, y esto requiere exigencia(auto) y disciplina(auto) porque si realmente reclamamos la integración deben interactuar e interferir sin distorsionar. Siempre partimos del pragmatismo que la integración es una calzada de doble sentido, circulando los derechos y deberes de todos y éstos sin entrar en colisión. Lo que cada uno sea capaz de dar… y también recibir “premios” de la vida” disponer de un espacio y de un tiempo privado para su intimidad.

Yo, cada vez estoy más maravillado y más sorprendido de nuestra “condición humana” – a la par más sensible con el “simplismo”, con lo “cazurro y garrulo”, con la simpleza con la que procesamos cualquier “error genético” -, antes nuestros mecanismos de defensa procesaban “culpabilidad”, culpábamos al que fuera, alguien tenía que responder de este “error” y por esta vía de sacudirnos los frutos aleatorios del azar, no llegamos a ninguna parte.

Los errores y daños que vulneran nuestro estilo de vida son múltiples, pero el que menos digerimos es aquel que se produce en nuestro “proyectos de vida”, sencillamente porque nos frustran, y nos coartan nuestras expectativas “fantásticas” de disfrutar de lo mejor. Necesitamos creer que existen soluciones a nuestros momentos tormentosos. Las sorpresas como los augurios son ambiguas y dependen de cómo lo interpretemos. La interpretación y el procesamiento convierten una misma cosa en positiva o en negativa, en nosotros siempre queda la decisión y asumir las consecuencias

La observación, sempiterna en el pueblo llano, nos lleva a la conclusión de “Genio y figura desde el nacimiento hasta la sepultura”. El que es de un modo, tarde o temprano, manifiesta su modo de ser. Algo parecido nos decía un profesor hace ya muchos años: la educación es una capa de barniz que simplemente da brillo a lo que cada uno es, este hombre hablaba desde la experiencia, él era Pedagogo y en la Psicología oficial era el auge de la Conducta, fuera o no verdad, lo “académicamente correcto” era y solo podía ser, el ambiente, el desencadenante de los actos humanos. Hoy vemos todo lo contrario, la genética nos hace, así según vamos teniendo “explicaciones” así buscamos “soluciones”. Sin embargo no confundamos ambos conceptos, cosa que en la vida diaria sí se hace.

Demos a los “diferentes” los mismos cauces que nos damos los “normales”, porque dentro de la normalidad entramos todos con nuestras diferencias, toleremos nuestra diversidad.

domingo, 25 de abril de 2010

DE LA EDUCACIÓN, LA ECONOMÍA

Y DE LA ECONOMÍA, LA EDUCACIÓN.

Cuando en la comunicación describimos las funciones del lenguaje diferenciamos la función léxica, sintáctica, la semántica y pragmática.

Nuestros códigos comunicativos tienen que organizarse para que cumplan su papel estructurante y vinculante hasta cerrar el circuito emisor-receptor; y así el ser humano alcanza ese grado de hominización que ya no depende de él en sí, sino del "clima de convivencia", del nicho ecológico que a través de la cultura y de la civilización potenciará nuestro producto, generando declive o crecimiento.

Asistimos a una transformación social de los sistemas productivos económicos que posibilitan la disposición de otros recursos humanizadores. Seguiríamos teniendo potencial pero no lo podremos desarrollar, si no contamos con los medios.

Es la educación lo que me preocupa, sí. Sé que ésta sin medios es “difícil”, que aunque los medios no garantizan los resultados, los posibilita.

Nuestro añorado y necesario Pacto por la Educación, se nos está-va esfumando. Se oye la explicación que el excesivo poso ideológico que flota sobre este entablamento "empresarial", es la razón de su aborto. Este eufémico calificativo parece condensar nuestra estulticia para resolver el entramado que hemos generado y del que ahora quedamos prisionero.

Cuando el problema “ya planteado” no lo entendemos, se nos insta a que lo leamos una y otra vez, como si al ovillo le diéramos las necesarias vueltas hasta encontrar la hebra de la que ir tirando y deshaciendo el enredo enmarañado. Como niños estamos afrontando ingenuamente el planteamiento queriendo disponer de la respuesta facilona preguntando al maestro si es de sumar, de restar,… No queremos pensar sino que nos digan la respuesta y zafar cómodamente de la situación. Esto es lo que observo en los partidos-fragmentados políticos, donde encuentro el peor obstáculo para resolver la situación educacional. Si estos intermediarios en el mercadeo no resuelven la situación que nos embarga a todos, digamos ¡apaga y vámonos!

Volviendo a las funciones de lenguaje, nos liamos en la organización del sistema, en si el léxico y su semántica son acordes; pero olvidamos la pragmática, si todo lo que hacemos y decimos vale para algo. El sentido común de la lógica es lo que está fallando, y así andamos dando palos de ciego.

Esta es la situación, tal como la percibo y explico, he tenido la enorme suerte de toparme en una entrevista de Jose Mari Callejas, en la CNN, con un compatriota nuestro aunque “nacionalizado” en EE.UU. de América –cada uno es libre de residir donde le plazca- el Sr. Sala i Martin. Este economista describe con claridad una respuesta a la pregunta que “periodísticamente” nos inquieta: la que aquí nos hacemos/hacen los políticos de turno: ¿quién lo hizo-hace-hará mejor?, Xavier, este es su nombre, declara que llevamos 20 años de descontrol, que venimos actuando “al alirón” sin planificación alguna, tanto unos como otros; que no solo los políticos no han hecho nada sino que los propios Bancos, “ese otro Poder” del “Estado”, abordaron inconscientes e imprudentemente todo su apuesta al “ladrillo”, y ahora “empantanada” su logística intentan resarcirse de los avalistas.

Nadie hace nada, aquellos que presumen de saber, ¡mienten! queriendo sacar tajada cual estraperlista en situación de guerra. Este desolador panorama es el que siento al ver esta frustrada aspiración del Pacto por la Educación, consumada. Y la esperanza, para no caer en el desaliento, que hay argumentos y criterios para levantar la necesaria restructuración de nuestro sistema productivo, no solo educativo, ya que éste forma parte de nuestra misma vida biológica y social. Se que tenemos potencial, tan solo que somos individualistas y de este individualismo, los nacionalismos, y demás particularismos en donde en vez de convertir la diversidad en riqueza, nos embotamos y aturdimos. ¿Cómo disponer de serenidad?

domingo, 4 de abril de 2010

DÍA DEL AUTISMO, UNA VEZ AL AÑO


El día 2 fue el día de la concienciación social de la afección de personas con autismo. Después de unos diez años en contacto con este trastorno genético, quiero comentar algunas ideas que me bullen tras observar cuatro artículos que he localizado de distintos periódicos en Internet relacionados con el evento.

Si debo “resumir” el “complejo” autista, diría que RADICA EN LA AVERÍA/DEFECTO EN EL PROCESADOR DE LA INFORMACIÓN… no es ya organizar los estímulos de entrada y salida, que es aquí donde “pedagógicamente” podemos actuar los docentes, sino que los procesos inherentes que se conjugan con la información-emoción van desconectadas y se manejan descoordinadamente.

Las personas, desde que somos bebés, procesamos en simbiosis los procesos de entrada y salida de la información y de la emoción, AQUÍ RADICA EL “QUID” DETONANTE DE DETECCIÓN DEL ESPECTRO AUTISTA… Este espectro se distribuye desde cero/lindando con la “normalidad” hasta el deterioro más profundo de la comunicación, y por este elemento los restantes factores de la personalidad. Con más o menos condimentación de ambos elementos –información y emoción-, elaboramos nuestros códigos comunicativos… podremos “hablar o no, con mejor o peor aditamentos” pero compensamos con el aspecto emocional, (como con la mirada se puede hablar, hablamos y en el caso de los afectados de autismo este “estilo” aparece distorsionado/bloqueado). Esto no quiere decir que el autista sea “flemático” sino que lleva “descompuesto” el armonizador y cuando irrumpen, las emociones brotan de tal modo disarmónico que “desconciertan” al interpelado –el cual puede ser sorpresivamente invocado-.

Por tanto el “problema del autismo” se manifiesta “provocando desajustes en el emisor… y, como mencionamos, en el receptor”. Sabemos que la comunicación es “asunto de dos”, del emisor y del receptor, y como dice el dicho “dos no discuten, si uno no quiere” entonces ¿por qué “discutimos”? porque por parte del “autista” no controla los cauces verbales-emocionales que conforman el mensaje, pero por parte del receptor tampoco logramos controlarlos. En el autismo confrontamos dos frustraciones, la de ellos y la nuestra.

Se ha encontrado una “meseta” o etapa en la comunicación, que es la faceta visual/gestual, la cual, al margen de la emoción y de la información, nos vale como apoyo (generando sistema alternativo/paliativo) en un aspecto residual de ésta, la cual radica en el PRIMITIVO/ARCÁICO SISTEMA GRÁFICO DE CODIFICAR/SIGNAR (la escritura se inicio por este cauce), y a los que recurrimos cuando todos los sistemas cotidianos nos fallan… Este no es un sistema de comunicación, sino mas bien de información de datos “brutos”, lo que serían “atributos”: grande/pequeño; dentro/fuera; dolor/alegría; arriba/abajo; caliente/frío;… Por supuesto, que puesto que todos no quedan afectados tan gravemente… en función de la severidad de la afectación, así pueden disponer de recursos más próximos a los que habitualmente usamos nosotros.

Porque si algo he aprendido es que nuestro cerebro es un “montaje de chips”, y que según quedan montados en nuestro diseño personal –aleatorio y esporádico- así funcionamos o no en “armonía” con el contexto social en el que interactuamos y que nos configura y condiciona. Interconectados o no, a fuentes de feed-backs o retroalimentadores que a su vez nos reportan, o no, nuevos procesos comunicativos que contribuyen a nuestra armonía existencial.

Es decir, vivimos dentro de una burbuja resultado de interacciones “acertadas” que intuitivamente procesamos como “válidas”, pero si este procesador “intuitivo” se desprograma, perderemos el sentido de realidad y entraremos en una pararrealidad, claramente, sin darnos cuenta de ello. Y como siempre se ha dicho, ¿quién es el “cuerdo” y quién el “ido”?

El complejo entramado del espectro autista es un paradigma que cuestiona nuestra propia hominización, lo que nos hace ser como somos, por esta razón toda la investigación en torno al genoma, tanto nuestro como de otras especies "inferiores" que guardan "claves" del desarrollo evolutivo de nuestros procesos cognitivos "superiores": primates, pájaros,...

Y una última reflexión: el docente trabaja como el director de cine, con las cualidades de los actores. Puede modelar, armonizar, aprovechar,... las capacidades innatas del actor, pero en ningún momento podrá extraer "arte" donde no hay. Todo arte del director está condicionado por la "sensibilidad" del actor. Por más terapéutica, mayéutica, propedéutica, hermenéutica, haliéutica... los medios no sustituyen a los fines. No porque queramos alcanzar algo, cualquier medio nos lo va a permitir. A veces entre los medios y los fines todo lo que hay son "deseos compulsivos por una realidad que nos aplasta" y procedemos con "pensamientos mágicos y fantásticos", nada reales. EN EL ENTORNO AUTISTA HAY MUCHA CARGA EMOCIONAL.

Quiero cerrar este comentario con la memoria de Ángel Rivière Gómez, quien abrió para muchos, aquí en España, esta percepción del mundo del autismo. En tu memoria, Ángel.


jueves, 1 de abril de 2010

¿CÓMO SATISFACER N.E.E. INSATISFECHAS?


Una madre de un alumno de 3 años, dictaminado de n.e.e., sensible a la satisfacción de las demandas que la atención de su hijo requiere, acude a mi persona con la propuesta de ¿cómo requerir de la administración/empresa prestataria de los servicios que se le reconoce, precisa la atención de su hijo. Este asunto de argumentar que los recursos necesarios lleguen, individualizados y personalizados al cliente, es fácil en la fase de "declaración" pero en la fase de "satisfacción"... En este marasmo es donde yo confieso me he perdido hasta ahora. Cuando mis argumentos de años y escritos, describiendo situaciones reguladas que no se ajustaban a lo establecido, han sido expuestos a un gabinete jurídico, éste respondió que mis planteamientos eran QUEJAS y como lo que yo percibía era DEJACIÓN de responsabilidad, me encontré sin fuerzas para plantear propuestas de superación de las limitaciones que cercenan los medios con los que paliar las n.e..e que la integración requiere.

A continuación, esta es mi reflexión, a la que me gustaría a través de los comentarios que me pudierais hacer, hallar una respuesta mas operativa y resolutiva.

En nuestra sociedad de derecho, la garantía de seguridad es demandada con igual requerimiento que la de alimento, salud[P1] , cobijo-abrigo y rendimiento (producción-trabajo). Seguridad y rendimiento quedan entrelazados en una sociedad democrática, por tanto nuestra microsociedad, la escuela, se mueve en iguales condiciones de modo incuestionable. En nuestras aulas estos dos condicionantes o factores requieren que no se arriesguen ni vulneren… Y como nuestros centros escolares son lugares públicos de convivencia e integración social, sus usuarios, tanto unos como otros, han de gozar de las garantías suficientes y necesarias para desarrollar las capacidades y competencias en plena libertad y disposición de los recursos necesarios para los pretendidos fines, fines declarados en documentos básicos de nuestro ordenamiento jurídico.

Cada vez que un inocente sufre el atropello de otro (superemos si es imputable o no… en las escuelas y en los colegios, ningún alumno lo es)… la salvaguarda de garantías debidas ponen en cuestión el estado de derecho que nos asiste y organiza.

Es un hecho consumado que las escuelas y colegios están para dos fines fundamentales: la socialización y la capacitación[P2] Mediante la primera envolvemos y afrontamos el desarrollo de la segunda, aquellas “facultades/aptitudes/potencialidades/capacidades/competencias” que harán sujetos tolerantes, cooperantes con los “hábitos y valores establecidos y dominantes en nuestra comunidad” en la que se integran cada uno de nuestros alumnos/as. Y así se contribuye a dar garantías futuras de ciudadanos-profesionales.

Aquí, ahora, quiero hacer una llamada de atención, por aquello que “soy de los de Apoyo a la Integración”, por la que siempre he concebido el desempeño de mi función profesional como facilitadora hacia/para la normalización de los acnee. Pero claro, no solo para ellos, ya que la NORMALIZACIÓN era/es EL COMUN DENOMINADOR que permite que “podamos operar con fracciones diferentes”, como de hecho somos cada ciudadano en edad escolar.

Para lograr esta socialización, los métodos habituales establecidos-normalizados para los a.c.n.”normales” no siempre son suficientes para “controlar” el cuadro de conductas (que emana de la vida del alumno, los cuales han de “planear” en convergencia con la dinámica de aprendizaje que se organiza en un momento y lugar en sintonía con el clima del grupo –ya que se aprende en interacción e interferencia de los otros-). Pese a las normas emanadas de los Decretos… y Ordenes que estructuran la organización del POAT y del ROC, más en el caso de alumnos con necesidades educativas “especiales”, alumnos que requieren “técnicas de modificación de conductas” para garantizar su integridad y su educación (integración), y de los que trabajan con ellos, ya alumnos/as ya personal del centro educativo. Quede claro que el personal docente no puede absorber estas competencias, que si lo están para los psicólogos de los E.O.E.s (de educación) o C.A.I.T. (de sanidad) que ayuden técnicamente con sus competencias. Reclamamos por ello la presencia de modificadores de cdtas. que canalicen y armonicen el clima de respeto y trabajo necesarios para cumplir los docentes con nuestra función de enseñar y formar.

Viniendo a la realidad, cuando en el Dictamen de Escolarización de un alumno/a se marca la celdilla, que por ser catalogado/reconocido como acnee va a requerir de la disposición de determinados servicios, los tales -“en efectivo”- se reducirán a poder disponer de la atención de un PT, de un AL y de un Monitor de E.E., todos y cada uno a tiempo parcial –ya que estos Puestos de Trabajo de la administración educativa deberán atender a otros compañeros igualmente catalogados en otros grupos-niveles-.

Viniendo a lo práctico, si en régimen de integración se presentaran en el centro educativo, por ejemplo: un caso o dos de Trastornos por Conductas Negativistas y Desafiantes; otros, uno o dos, por T.G.D.-autismo; uno o dos, simplemente, T.D.A.H., y el centro puede contar -al menos- con un Monitor, este Puesto repartirá su horario para, simplifiquémoslo a 3 acnee, y reduzcamos el horario docente a 21 horas, gráficamente vemos que mientras está 7 horas con uno, deja de estar 14 horas con los otros; 14 sesiones de “probabilidades imprevisibles”. También quiero analizar que el Personal de “Monitor de E.E.” está “cualificado para “controlar” PERO NO PARA “SOLUCIONAR”, así entre la ausencia y la insuficiencia, nunca por negligencia ni dejación de funciones, la integración se hace asumiendo riesgos. Esto es cuando la situación es “proporcional”, pero cuando un caso determinado genera alarma entre los padres y éstos fueran “briosos” por aquello que generan “inestabilidad sociopolítica” dígase prensa, medios de comunicación, visitas a,…, los servicios “se escorarán” hacia ese alumno “problemático”, desprotegiendo al otro y a su tutor, que dejaran de recibir lo que en principio, formalmente, le sería adscrito en proporción.

Esta es la realidad, como en la misma realidad, en esta “vorágine” unos sobrevivirán “a pesar de” y otros pasaran desprovistos… tantas declaraciones en ordenes y decretos, no llegan a resolver esos Principios declarados tan elocuentemente en los discursos oficiales…

Queremos la integración para propiciar la socialización (fijaros que sigo hablando de integración y no de “inclusión” como ahora se denomina) y a través de ésta que cada persona pueda desarrollarse y desenvolverse “normalmente” en la vida. Hay estigmas visibles y estigmas desapercibidos, ni unos ni otros deben posibilitar la discriminación… El ciego recibe su aprendizaje en el formato adaptado a su dificultad, y así el sordo, el motórico,… si los chavales con problemas de conductas no reciben los medios para controlarlos, desencadenaran razones para que sean excluidos y ¿serán ellos responsables de su exclusión? Ya sé que este “dilema” es semejante al acto educativo: todos reciben la oportunidad de estudiar en mejores o peores circunstancias; los estudios y las habilidades sociales y “circunstanciales-coyunturales” “pondrán a unos en unos puestos laborales y sociales relevantes y otros irán solventando su existencia imprevisiblemente”.

En el campo de las n.e.e. hacen falta MODIFICADORES DE CONDUCTAS, sin éstos la “zona escolar” no completa su labor encomendada por la sociedad, y de aquí el fraude en la que incurre. Una resignación y un “buenísmo” desarrollado muchas veces por los trabajadores en tales circunstancias y las mismas familias, cansados de sufrir las conductas desencadenadas por el “trastorno y sus aledaños” pero sin las “argucias para resolver, y soportar; o si luchan, sin la brújula que les oriente en los vericuetos sociales y organizativos del entorno social, corriendo el riesgo de sucumbir emocional y moralmente.


[P1]Seguridad, Sanidad y Educación son los 3 pilares que el Estado controla como ejes identitarios de su función social y de gobierno.

[P2]

Párrafo 5 del prólogo de la Orden de 16 de noviembre de 2007, de nuestra Consejería de Educación de la J. de Andalucía “…la E. Infantil y la E. Primaria contribuyen a la socialización, a la autonomía personal y al logro de competencias básicas… para su inclusión y participación SOCIAL, así como la continuidad de su desarrollo personal y profesional”.


domingo, 31 de enero de 2010

LO MUCHO, CANSA


Hay una “ley”: lo que se tiene no se hecha en falta, porque al disponer de ello resulta cotidiano, habitual “anodino”. Consecuentemente lo que no te falta, no lo valoras, ya que parte del valor está en el deseo. Vemos que el valor, el “a-precio”, curiosamente radica en la escasez, de aquí que, por la propia ley, “de lo mucho” –en tu ámbito- el resultado sea su “des-precio”.

La experiencia nos informa que el que en un momento dispongamos de “cantidad” no se deriva su “inflación y su depreciación”, bueno es que retire de la circulación la porción de exceso, para reparar el equilibrio. O de otro modo hacernos conscientes que cual cosecha, ahora es momento de abundancia y que quedan muchos días, hasta la próxima recolección; de acá el almacenaje y la correcta administración del recurso “abundante”.

Pero “no es tan fácil ver las cosas tan ordenadas”; el orden es una acción “inteligente”, y es a ésta a la que recurro.

Ahora, “lo general lo aplico a lo particular”, el pensamiento anterior lo traslado a las muchas y “machaconas” actividades pedagógicas (rutinarias, las más, implícitamente) de nuestros centros educativos y me pregunto, ¿no terminaran los alumnos hartos de tanta escenificación y celebración? Como a cada día le ha salido una celebración-conmemoración, no salimos del “festejo” del “día de…” cuando toca, tratar otro “día de” que, como quien pasa páginas, si el “interpretador” no “siente” interés y motivo por lo que está haciendo, el partícipe queda “embotado” con más de lo mucho; también los sentimientos se cansan. Y tras los sentimientos cansados… los ánimos desalentados.

Serán por días… y para concluir, una pregunta, ¿no será que al cumplir “la programación”, estemos fomentando el resultado inverso?, ¿no estaremos, de tanto usar “los términos”, agotando los motivos y razones que los generan?

Sorprender, improvisar, deprivar, incentivar… EN NUESTRO QUEHACER , porque como sugería Paulo Freire, una de nuestras misiones pedagógicas fundamentales ES CONCIENTIZAR al alumno/a, ¿y cómo?

[Parte del deseo y la motivación radica en el “potencial” de asunción de retos, es algo individual, pero no todos asumen retos de igual modo. Unos aspiran a superar retos “cortos” mientras otros se sienten “aspirantes o aspiradores”, de más amplias expectativas. De aquí que cada uno proceda con un ritmo diferente. Estos proyectos individuales son engarzados “pedagógicamente” mediante propuestas y formatos colectivos, la “didáctica se las verá y deseará” para encorsetar diferentes “volúmenes”. Y por acudir a otra imagen, imaginemos este almacenaje en la bodega de un navío, sujetos por cordajes no muy rígidos… y lo suficientemente flexibles para no “asfixiar” a la mercancía; con tal carga y así distribuida, ¿aguantará el equilibrio del barco las zozobras de las marejadas en la travesía? Realmente, LA EDUCACIÓN VERDADERA SIEMPRE ES ESPECIAL]


LO MUCHO, CANSA


Hay una “ley”: lo que se tiene no se hecha en falta, porque al disponer de ello resulta cotidiana, habitual “anodino”. Consecuentemente lo que no te falta, no lo valoras, ya que parte del valor está en el deseo. Vemos que el valor, el “a-precio”, curiosamente radica en la escasez, de aquí que, por la propia ley, “de lo mucho” –en tu ámbito- el resultado sea su “des-precio”.

La experiencia no informa que el que en un momento dispongamos de “cantidad” no se deriva su “inflación y su depreciación”, bueno es que retire de la circulación la porción de exceso, para reparar el equilibrio. O de otro modo hacernos conscientes que cual cosecha, ahora es momento de abundancia y que quedan muchos días, hasta la próxima recolección, de acá el almacenaje y la correcta administración del recurso “abundante”.

Pero “no es tan fácil ver las cosas tan ordenadas”; el orden es una acción “inteligente”, y es a ésta a la que recurro.

Ahora, “lo general lo aplico a lo particular”, el pensamiento anterior lo traslado a las muchas y “machaconas” actividades pedagógicas (rutinarias, las más, implícitamente) de nuestros centros educativos y me pregunto, ¿no terminaran los alumnos hartos de tanta escenificación y celebración? Como a cada día le ha salido una celebración-conmemoración, no salimos del “festejo” del “día de…” cuando toca, tratar otro “día de” que, como quien pasa páginas, si el “interpretador” no “siente” interés y motivo por lo que está haciendo, el partícipe queda “embotado” con más de lo mucho; también los sentimientos se cansan. Y tras los sentimientos cansados… los espíritus desalentados.

Serán por días… y para concluir, una pregunta no será que al cumplir “la programación”, estemos fomentando el resultado inverso, no estaremos, de tanto usar “los términos”, agotando los motivos y razones que los generan?

Sorprender, improvisar, deprivar, incentivar… EN NUESTRO QUEHACER , porque como sugería Paulo Freire, una de nuestras misiones pedagógicas fundamentales ES CONCIENTIZAR al alumno/a, ¿y cómo?

[Parte del deseo y la motivación radica en el “potencial” de asunción de retos, es algo individual, pero no todos asumen retos de igual modo. Unos aspiran a superar retos “cortos” mientras otros se sienten “aspirantes o aspiradores”, de más amplias expectativas. De aquí que cada uno proceda con un ritmo diferente. Estos proyectos individuales son engarzados “pedagógicamente” mediante propuestas y formatos colectivos, la “didáctica se las verá y deseará” para encorsetar diferentes “volúmenes”. Y por acudir a otra imagen, imaginemos este almacenaje en la bodega de un navío, sujetos por cordajes no muy rígidos… y lo suficientemente flexibles para no “asfixiar” a la mercancía; con tal carga y así distribuida, ¿aguantará el equilibrio del barco las zozobras de las marejadas en la travesía? Realmente, LA EDUCACIÓN VERDADERA SIEMPRE ES ESPECIAL]


;;