sábado, 10 de marzo de 2018

Las dos VERTIENTES del CAUCE del SABER.





LAS DOS VERTIENTES DEL CAUCE DEL SABER.

Al igual que el cauce de un rio se abastece de las características de las vertientes del terreno, así daré a conocer esta reflexión de la “educación”, ya transmisión, ya formación.


¿A qué compararé la función, el propósito, la finalidad de la tarea y del campo educativo?

La EDUCACIÓN, ese sector tan en auge como mero “negocio” competitivo de cualificaciónytransmisión–transmisiónycualificación de conocimientos, destrezas, habilidades, …que asume este reto y la responsabilidad inherente.

El conocimiento es un bagaje, recurso de poder, el conocimiento es un bien que puede acumularse y fragmentarse, construirse y destruirse. Toda ciencia, por el bien inherente que supone para la comunidad humana tiende a perpetuarse y constituirse, por lo cual ha de dotarse de un corpus doctrinal de acopio. Pero el saber no existe por sí, sino que requiere convivir en simbiosis a otros dos pilares inherentes a su función, existir y deontología*: la metodología didáctica del proceso y la pedagogía o conciencia del cliente al que se destina, así como, cómo llegar a él. Algo así similar al considerar: el contenido y el continente, con la óptica del emisor y receptor del mensaje … (*como el huevo del ave, que requiere y depende, aparte de la fecundación, de la yema, la clara y la cáscara, para perpetuarse-transmitirse)

La EDUCACIÓN, ya en la faceta básica y elemental, ya en la especializada y avanzada, la asemejaremos a una COLONIZACIÓN, la cual conlleva junto a una transformación, un saber y controlar -pragmáticamente y con garantía de futuro y permanencia-, el proyecto-propósito que lograr. De tal modo que no sólo ha de disponer de las técnicas de “elaboración”, también de “adecuación” al entorno. Por ello, que no adquirirá funcionalidad si no existe en armonía y equilibrio con la finalidad proyectada.

Así, de toda disciplina o materia curricular, al corpus de conocimientos que compendia cada ciencia, se le ha de revestir de sus dos pilares coodependientes: la didáctica, ese instaurar e implementar -transporte- de los recursos que se transmiten; y la pedagogía, considerando las características de “consumidor”, de tal modo que el producto ha de revisar en todo momento el momento final, el destino al cual, y por el cual, se construye el conocimiento, se transporta-se distribuye y consume-asimila.

Si el producto falla en su destino, no tiene sentido todo el proceso, y habrá de revisarse, analizarse cada criterio de elaboración, dosificación, temporalización … así, detectar si por la precipitación, no posibilitando el fraguado, la “empresa” está destinada irremediablemente a su fracaso… de tal modo que no falla una parte, sino el conjunto.



¿PARA QUÉ EXISTE LA EDUCACIÓN…?

La Educación existe –NO PARA “EDUCAR”- sino para normalizar a los ciudadanos.
El “seudónimo” educación es un apodo, sobrenombre… no identifica verazmente a la acción que se describe. El principal proceso “subyacente” (oculto) del proceso “educativo” resulta ser un proceso aglutinador de valores, estilos, modos, … de “una” determinada sociedad. Ese modelo social que nos identifica y referencia, así como nos da “conciencia” de ser como individuo y grupo.
Que es por tanto el concepto educación, ¿comportamiento o conocimiento?

¿Cómo? Por la “domesticación”, por la rutinización, por el amalgamamiento de unos con otros, ¡y sólo esto! El “contenido escolar” se constituye como mera excusa del argumento legitimador y formateador -en las mentesyconciencias de los ciudadanos “escolarizados- de INSTAURAR-IMPLEMENTAR aquellos valores, estilos, modos en base a la tradición-historia-política convenida y conveniente.
“El saber cosas” resultan ser elementos distractores, mero “entrenamiento” para prepararnos, para una cualificación profesional posterior, cuando ya con una edad suficiente y conveniente se halle apto para la inserción laboral productiva y generadora de bienes económicos, susceptible a su vez de aplicarles impuestos…
¿Es obligatoria la Escolarización? ¡Cierto! ¿Es obligatoria la Educación? … ¿De qué Educación hablaríamos, de la reglada, de la formal, …?  El hecho resulta ser que, a la hora de escolarizarnos, EXISTEN 4 MODALIDADES DE ADSCRIPCIÓN:
la Modalidad Ordinaria, ó A –el alumno circuitea una serie de objetivos secuencializados de las materias curriculares convenidas- bajo el axioma que el dominio de estas competencias (si éstas sí, otras también) le serán útiles para posteriores resoluciones;
la B, Ordinaria con Apoyos con modificaciones no significativas del currículo tanto a los aspectos de mínimos como de acceso, precisando-advirtiendo que requerirá “apoyos” para su normal seguimiento. Pueden acceder a cuantas titulaciones y competencias pretenda.
La modalidad C, aquí ya hay una adscripción mediada por el Equipo Técnico de diagnóstico y orientación, y validada por el Servicio de Inspección Educativa, derivando al alumno a un Aula Específica con la inherente modificación significativa de currículo, por causa de esta alteración no logrará obtener los mínimos conocimientos y destrezas, y por tanto, el documento de Graduado Escolar. Tutelados y vigilados son capaces de llevar una vida autónoma y autosuficiente.
y la modalidad D, en Centro Específico, donde se pretende una calidad de vida digna tratándose cuantas destrezas contribuyan a su mejora mediante estimulación basal, fisiológica, motora; comunicación. … en situación de no autónomos, dependencia, asistencia y vigilancia.

[Cada modalidad conlleva condiciones y garantías acorde al aprovechamiento de los recursos, al final de la escolaridad obligatoria si ha ido superando los contenidos mínimos establecidos decreto de mínimos, obtienen el graduado escolar, título académico que no dispondrán ni obtendrán, quienes no logren saltar]


Doyle vueltas a este asunto, siempre con el "previo", de presunción...
1º/ empecinarse que ha de existir UN MODELO ÚNICO DE ESCUELA, o es incurrir en dictadura o en fraude.
2º/ hay una escuela para un modelo “de Educación1”, pero no una escuela modelo (como se nos "obliga" a pensar), otra cosa es "La Educación". Mezclar churras con merinas, sólo vale para carnes, no para lanas, si de pelajes tratamos.
3º/ un ciudadano no tiene por qué sentirse ofendido-discriminado por disponer de un modelo de escuela, dotada de todos los medios acorde a su enseñanza/necesidad, pues no está ni en la mediocridad ni en el totum revolutum la dignidad ni el derecho... Ya que no somos iguales, reconozcamos nuestras diferencias...
4º/ Democracia no es "todos iguales", sino igualdad de oportunidades para acceder y disponer de iguales beneficios/disposiciones, no a todos favorecen los mismos medios... y nadie saque de contexto este pensar... que a cada cual lo suyo.

1 recordemos que el alumno cursara una educación básica “cultural-científica-literaria-técnica-artística-y-física”, incluso religiosa, durante al menos dieciséis años. Y posteriormente accede a un nivel técnico “superior” que le cualificara para ejercer una profesión… Esta “educación profesional” de cuatro a ocho años, será la que realmente proporcionará al individuo y a la sociedad, la contribución económica garante que le permita la plena autonomía e independencia, así como el disfrute de los recursos del entorno con la máxima calidad de vida.

Nota de Advertencia: Dado que la vida laboral de un adulto conllevará unos cuarenta años, frente a los cuatro o seis de profesionalización; los dieciséis-dieciocho del período de la Educación básica y general, resulta más ser un mero adiestramiento social de las nociones elementales para resolverse con autonomía y resolutividad en las cuestiones generales de la existencia y el consumo.

viernes, 22 de diciembre de 2017


Inserto este "cuadro ilustrativo" en este blog por el enorme sentido que hemos de dotar a la vida y sus desconcertantes manifestaciones. Al par de entenderla como una dinamia que nos supera y trasciende.

Queda claro al contemplar estas imágenes, que la vida no deja de ser un estado temporal de la materia. Al par, al conocer el proceso de la "máquina" que posibilita la vida, no dejaremos de sorprendernos y extasiarnos.




Desde aquí rindo tributo a esta vida que nos lleva en este planeta, planeta de un sistema entorno a una estrella. estrella de millones de estrellas de nuestra galaxia, la via lactea, y galaxia de millones de galaxias ... en un inmenso universo, como nave en un océano... 

Y de igual modo que cada cual a su mundo gira, así el ser humano, y los planetas, y los soles y las galaxias ... rotando años tras años ... siderales...

feliz año, ¿qué año?
feliz vida, ¿qué vida?

quizás la felicidad que buscamos esté en nosotros mismos ... 

 

domingo, 27 de agosto de 2017

Una pregunta escatológica





Hoy me han hecho UNA PREGUNTA DE ESAS “ESCATOLÓGICAS”, QUE TE DESCOLOCAN…

Andábamos en clase y acudió una alumna de otro curso del centro [que no participaba en una actividad curricular extraescolar de su grupo y permanecía en el centro realizando actividades complementarias alternativas]. Aprovechando que tenía curiosidad por conocernos, se valió de esta ocasión para satisfacer su inquietud por lo que en nuestra aula hacemos…

La curiosidad ya la considero signo de inteligencia, y el atrevimiento de valentía, así que bienvenida era. Después de conversar, más ella con nosotros que nosotros con ella, NOS PREGUNTÓ SOBRE EL PORQUÉ DE LAS DIFERENCIAS. Y yo, que “suelo salir por peteneras”, vine a canturrear esa canción de Lole y Manuel: <>. Y afronté la pregunta ampliando el radio de acción: ¿Qué pasa entonces, por qué todos tan diferentes, y todo tan mal repartido? Pobres frente a ricos, enfermos crónicos frente a sanos, buenos y malos, inteligentes y torpes, … todo lleno de apariencias disconformes.

Y así cual Curva de Distribución de Gauss, esa alta distribución de datos “normales”, aglutinadas en su “moda”, y esa otra dispersión en los extremos… de esa selección natural y normal de los hechos y aconteceres en el juego de la probabilidad de la naturaleza… porque al interpretar la “curva” de Gauss, parece que sólo nos focalizamos en la acumulación central, OLVIDÁNDONOS QUE LA DISPERSIÓN FORMA PARTE, IGUALMENTE DE LA CONCENTRACIÓN…

Pero no, ¡no resulta nada agradable ser el feo entre los guapos, el gordo entre los apolíneos, el tonto entre los listos, el diferente entre los homogéneos!… En esta porción de la frecuencia “estadística”, mientras que la mayoría pasamos más o menos “camuflados en la normalidad”, sobrellevamos esos rasgos que, por diferenciarnos, nos segregan y apartan… Y una vez apartados, nos preguntamos, ¿por qué señor a mí?... Como si fuera razón y causa de un ser que, maquiavélicamente reparta dando a voluntad, dichas y desgracias…

Y claro, aquí entramos en ese mundo “subterráneo” de lo oculto… -porque lo tapamos-, donde confundidos, de cómo ese ser bondadoso y bueno, idealizado, pudiera ser el artífice de este pastel agriado  inventándonos, ciertamente inventamos, al chivo o gran buco expiatorio, al cargarle el sambenito de los “errores”, [de la dispersión estadística] y desperfectos del sistema “confeccionado” a nuestro “armonioso interés”.


Pero bueno, ¡voy al grano! Los defectos de esta cadena prodigiosa de montaje… ¿dónde irán a parar…? Y aquí una pregunta, ¿qué defectos?, de qué tanto todos iguales, si es necesaria la variedad, en ella la riqueza, pues de las rarezas, los prodigios y la excepcionalidad…

E hice un breve relato del “proceso costumbrista del diferente”, desde los “endemoniados y apestados”, ya mencionados en los santos evangelios, a los “posesos, embrujados o hechizados” por las inquisiciones medievales en colectivos “campesinos”; a unos y a otros se les expulsaban, dilapidaban, …   Cuando pasaron a “locos”, ya habían transcurridos muchos años y muchas disquisiciones absurdas desterradas, pero aún enclavados en lo “extraño” … y la eterna pregunta: el origen del mal… si esotérico, teológico o ufológico, y es que lo diferente, por inexplicable y desconcertante, suele catalogarse en lo “enfermo y patológico, si no maligno y peligroso”.

Hay en nuestra sociedad un Principio de Socialización por el que se legitima el Principio de Autoridad: “haz lo que te digan”; y así, ser “civilizado” es cumplir las normas que otros te dictan, … Y los que alteran las normas por arriba, serán considerados prodigios si a los de arriba conviniere, y si por debajo, macabros y execrables…  
Desde pequeños se nos educa a hacer caso al maestro, y luego al profesor, y de éstos a cualquier instructor, director o dictador… Si eres civilizado estas condenado a cumplir normas… y los “anormales” serán “procesados-procedimentados[PAP1]  o depurados y rehabilitados” como enfermos, así que enfermo eres si eres diferente, pues lo “normal” es ser civilizado.
Por enfermo te apartan; y si diferente, te apartan.


Añadiré una reflexión, considerando que la reflexión conlleva la reversión. La inteligencia, cual camino o cauce, permite la capacidad de llegar, y también de volver, de tal modo que sólo si enlazas el origen y el destino comprehendes un contenido. Así observamos que el sistema de poder institucionalizado instaura dogmas sociales en una comunidad humana usando arquetipos de interpretación de los fenómenos naturales y sociales a su modo “convenido”.

Es decir, en la medida que una sociedad no es capaz de explicarse unas consecuencias adversas, las procesa e interpreta como extrañas, y por extrañas, las segrega con una connotación peyorativa, resultando que lo malo pasa a confundirse con lo execrable…  La máxima catalogación de estos dislates lo ocupa y alcanza el TABÚ –pensar enquistado-, cuando se hace que ya la comunidad no pueda pensar ese constructo, que no deja de ser hipótesis, actuará bloqueando y necrosando la misma higiene depurativa del pensamiento mediante la reinterpretación de los fenómenos…   revertiéndolos y revisándolos.

Cuando no huyamos de nuestras sombras entonces seremos realmente humanos. Cuando seamos capaces de aceptar la realidad de nuestra naturaleza, seremos humanos… Si hay que combatir, lo hemos de hacer para superar nuestras limitaciones, no huyendo y negando estos fallos, abandonando a los nuestros, dispersando nuestras fuerzas y disgregando nuestras capacidades genéricas -de nuestro género-.

;;