domingo, 8 de febrero de 2015

LA EDUCACIÓN DE LAS INTELIGENCIAS

LA EDUCACIÓN DE LAS INTELIGENCIAS
Las “inteligencias múltiples” y las instituciones educativas “únicas”.

       A quienes hablan de Calidad para el sistema institucionalizado de enseñanzas, conocido como “sistema único educativo” (ya que todos enseñan lo mismo y si acaso, del mismo proceder, en cuanto… de tal modo que el que aprende, aprende resolviendo por sí mismo, y así se las apañe)…  yo les respondo que la calidad externa poco importa si el “sujeto-agente” de ésta, percibiera dificultad en “digerir” las propuestas del sistema. No me hablen de calidad cuando enmarañan más aún la situación.

       Así quiero exponer mis consideraciones a tal “calidad”, y en base a qué, este calificativo y reclamo. Y yendo al “quid” del asunto: si son ocho los tipos de inteligencias y el sistema institucional trabaja sobretodo y ante todo, primando, unas sobre otras, -de tal modo que la inteligencia/función analítica… de aquellos que fundan y basan sus aprendizajes en codificar-decodificar y memorizar, así como generalizar y extrapolar datos, adquieren prevalencia sobre las otras inteligencias, quedando “los otros” como  foráneos inadaptados “que no valen…”-.  Si no hay mejoras, ¿a qué la fanfarria de “educación en calidad”?

       Es decir, nuestros escuelas, liceos, centros educativos, institutos… trituran y roturan mayoritariamente sus currículos sobre la inteligencia analítica, esa que trabaja y se sustenta en el análisis, para la comprensión y procesamiento “de datos”, ya espaciales, numéricos y algorítmicos; ya silogísticos e inferentes y deductivos. Y así quedan tres referencias categoriales o parcelas divergentes: Las ciencias, las letras-humanidades y las “marías”.

       Una educación que basa su “evaluación de resultados” en pruebas, y que sobre las “materias” impone una taxonomía discriminatoria y selectiva. 

Pues de esta conceptualización deriva-aflora como algo espúreo los Conservatorios de Música y Danza, las Escuelas de idiomas, deportes,… a los que categoriza  como “estudios de régimen especial” –“admitiéndolos como “diferentes”-.

       El propio sistema da a entender que lo ordinario y normal es “el sistema establecido” y cuando se habla y piensa en “educación” todos convergemos mentalmente es estos edificios, modos de enseñar y funciones aplicadas convencionales. Los otros “modelos” son “residuales”.

       Es decir, se cierne, selecciona a los que dan resultados en determinados “tipos de inteligencia”, como si las otras inteligencias no mantuvieran su relevancia en la construcción del pensamiento y del conocimiento, y de la humanización, del colectivo humano y social, potenciando la creatividad y autoestima, la resolución de conflictos y situaciones adversas, la dimensión de superación y recreación...   todo inmerso en la dimensión social y política de la ciudadanía.

      Y mi pregunta y a la vez propuesta. Por qué no institucionalizamos por igual y en paridad de divulgación y oportunidades las otras instituciones para las restantes inteligencias de tal modo que por no establecerlas… condenamos a los portadores de tales estilos… a quedar confusos y apartados…

       Y en cuanto a las propias instituciones “educativas”, pervive en éstas un gremialismo que cercena y asfixia el desarrollo y potenciación de las dimensiones humanas. Perplejamente constatamos, la realidad, y así si se quiere ser “político” has de “profesar” una ideología y curriculear escalando entre listas cerradas… de partido gremiales “de clase”. Porque hay que pertenecer a una tribu-casta (que nada tiene de casta-idad) igual así si quieres “entrar en la universidad” has de ser adepto y profesar fidelidad… -“laudemus” dicen-, al igual que si a alguna congregación confesional religiosa quisiera “abrazar”.

       También, a nivel privado vemos como los propios clubs o sociedades deportivas trabajan su cantera… club de futbol, de natación, equitación o vela, sostenido o patrocinado por entidades privadas o públicas, siempre como competición no como “realización”, y con costos personales añadidos…

Hay otros estilos de aprendizajes, hay otros usos y funciones… y otras actitudes ante la naturaleza del aprender. Etológicamente, los hijos aprenden de sus padres por observación y refuerzos de contingencias… a aplicar o evitar una determinada “técnica o estrategia”. Si la civilización ha encomendado la “educación” a una institución, ésta ha de ser coherente y consistente.

Resumiendo -y restringiendo el pensamiento de Gadner-, menciono rápidamente las ocho tipologías:

Inteligencia lingüística: sobre leer, escribir, vocabulario, conjugación proposiciones,          silogismos…
Inteligencia lógico-matemática: conjuga símbolos abstractos aplicándoles… aplicación de estrategias resolutivas, problemas aritméticos, cálculo,  experimentos…
Inteligencia kinética-corporal: capacidad para controlar-coordinar el movimiento, el ritmo, el equilibrio… en bailes, danzas deportes,…
Inteligencia viso-espacial: visualizar, imaginar, percibir, transformar, conjugar proporciones…
Inteligencia musical: identificar, reconocer, crear y reproducir sonidos dotándolos de armonía y simbología…
Inteligencia emocional interpersonal-relacional: capacidad para comunicar empatizando y organizar sentimiento…
Inteligencia emocional intrapersonal: autoestima, automotivación, satisfacción, equilibrio…
Inteligencia naturalista: atracción empatía y dominio con la naturaleza, en equilibrio con el entorno…

Así, cuando Howard Gardner transmite el concepto de "Inteligencias Múltiples" aborda entre las otras a la Inteligencia Musical, y yo expondría su sustitución por Inteligencia "Sensorial". Mediante esta aptitud instintiva y natural emanada del cerebro se adquiere la sutileza de armonizar registros... tonos, melodías, timbres, discriminación y procesamiento, recuerdos... Aplicables al sonido, pero también hemos de integras al olfato y al gusto, también al tacto... puesto que existen músicos... pero de igual modo perfumistas, y cocineros, gourmets, enólogos, quiromasajistas o fisiólogos capaces de transmitir mediante experiencias sensoriales y sentimientos humanos calidades y matices de unos “instrumentos” a la colectividad.... ¿Por qué sólo la música, por qué la pintura nada más, acaso los sabores, olores y sensaciones táctiles no son sublimes y transcendentales? Acaso la gula es pecado, acaso la sensualidad vicio, los perfumes solo ofrendas de los dioses.


Habladme de calidad cuando de verdad sea exquisita, potenciadora, humanizadora… ¿Dónde acaba la Educación y empieza la farándula?

1 Comment:

  1. Rafael Parejo Herrera said...
    Nuestra “inteligencia” como parte de nuestra personalidad es como un cocido con distintos ingredientes, de las ocho tipos, partes que lo integran y constituyen, cada porción en proporción distinta... no son excluyentes sino integrantes... todos deberíamos desarrollarlas todas... y unas a otras se refuerzan, asisten y compensan.

Post a Comment